Todo sobre el Ronquido

¡Hola gente! Sé que hace mucho tiempo no redacto, diferentes cuestiones me han alejado del sitio, pero bueno, me estoy enfocando para poder hacerlo con regularidad, así que aún hay Blog Enfermedades para rato. Aclarado esto, vamos a lo que nos concierne; en esta oportunidad les hablaré sobre algo que afecta a un gran número de personas, que por las noches suele ser muy molesto, y que la verdad no les deseo que tengan alguien en su casa que lo padezca: me estoy refiriendo a los Ronquidos. Como es característico en este sitio, a continuación tendrán toda la información necesaria al respecto; qué es, sus causas, consecuencias, tratamientos y más.

¿Qué es el Ronquido?

El ronquido es un fenómeno acústico (ruidoso y bastante molesto), que se da generalmente a la hora del sueño, debido a la vibración de las estructuras nasoorales. Definitivamente debe ser motivo de consulta médica, ya que puede estar relacionado con enfermedades como: Hipertensión Arterial, Accidente Cerebro Vascular (ACV), Infarto Agudo del Miocardio, Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS), etc.

roncar

Causas del Ronquido:

  • Grasa acumulada alrededor de la garganta.
  • Debilidad en la garganta.
  • Desplazamiento de la mandíbula.
  • Obstrucción en las vías nasales.
  • Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS).
  • Exceso de alcohol (relaja los músculos de la garganta).
  • Dormir boca arriba.

Consecuencias del Ronquido:

El Ronquido es una señal del trastorno del sueño, además de una alteración en la respiración, por lo cual puede traer consigo varias consecuencias, a saber:

  • Cansancio.
  • Estrés.
  • Somnolencia.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de la memoria.
  • Irritabilidad.
  • Hipertensión.
  • Problemas cardíacos.

Tratamiento del Ronquido:

El tratamiento del Ronquido dependerá de su causa. Es importante aclarar que los resultados no están del todo garantizados, en otras palabras; aún no hay tratamientos 100% efectivos contra el Ronquido. No obstante, a continuación te mencionamos los más usuales:

Autoayuda: es el tratamiento más básico, pero no por eso hay que desecharlo. Consta en cambiar algunos hábitos de nuestra vida cotidiana, como por ejemplo: no consumir alcohol, no fumar, practicar ejercicios de relajación, cambiar la postura al dormir (la mejor es la de lado), reducir la ansiedad y en caso de sobre peso, reducirlo.

Ejercicios respiratorios: son ejercicios específicos para la musculatura de la faringe, los cuales logran retraer el velo del paladar y desplazar la lengua hacia adelante. Se practican mucho en foniatría.

Dispositivos de avance mandibular (DAM): de utilización nocturna, este dispositivo, introducido en la boca, modifica la posición de la mandíbula y lengua, dando como resultado un avance de estas estructuras, así como también facilitando el paso del aire.

Cinta: una cinta de apoyo en el maxilar ayudará a reducir notoriamente los Ronquidos.

Cirugía: hay varios tipos, pero todas coinciden en evitar la obstrucción en las vías aéreas superiores. Son ambulatorias y de bajo costo, ya que son poco invasivas. Postoperatorio, se le realiza al paciente una venda especial en la parte superior de la cabeza hasta el cierre de la mandíbula, para que el mismo se acostumbre a respirar por la nariz.

Fuente: Wikipedia.org.