Remedios naturales para la gingivitis

Encías rojas, inflamadas, sangrado al comer o al cepillarse los dientes, estos son algunos de los síntomas de lo que se conoce como gingivitis. La misma se produce cuando el tejido de la encía se inflama por causa de la placa bacteriana, que si no se la trata con una buena limpieza dental, a futuro se transformará en sarro.

Este sarro se acumula entre la encía y el diente, formando bolsas de infección, que van erosionando al diente, haciendo que se afloje, siendo muy probable su caída. Por lo que podrás ver, no es una enfermedad para tomar a la ligera, ya que puede comprometer seriamente todas tus piezas dentales. Antes de los remedios naturales, conozcamos sus causas:

Remedios naturales para la gingivitis

Principales causas de la gingivitis:

- Tensión emocional.

- Higiene dental inapropiada.

- Mala alimentación.

- Desequilibrios hormonales.

- Diabetes.

- Osteoporosis.

- Medicamentos (anticoagulantes).

Remedios naturales para la gingivitis:

1- Buches de agua oxigenada: después de cada cepillado, hacer un buche de agua oxigenada. Para realizarlo, mezclar 2 partes iguales de agua de la canilla y agua oxigenada. No realizar el buche con agua oxigenada pura.

2- Higos: pasar por las encías 3 veces por día higos cocidos con leche.

3- Queso cheddar: después de cada comida comer un troso de queso cheddar lo más estacionado posible.

4- Aloe vera: frotar varias veces al día las encías con gel de aloe vera.

5- Manzana cruda: comer después de cada alimento una manzana cruda sin su cáscara.

6- Vinagre de sidra: realizar 2 veces al día un enjuague bucal con vinagre de sidra mezclado en un vaso de agua.

7- Tomillo: mezclar 2 cucharadas de tomillo en una taza de agua hirviendo, tapar bien y dejar enfriar. Realizar varios enjuagues bucales con esta mezcla. La misma favorece a eliminar la bacteria causante de la gingivitis.

8- Tintura de mirra: introducir 2 gotas de tintura de mirra en una taza de agua caliente. Realizar buches con esta mezcla después del almuerzo y la cena.

9- Anís seco: realizar una infusión con una cucharada de anís seco, una de menta, y otra de romero en una taza de agua hirviendo. Dejar 10 minutos, luego colar, y realizar enjuagues cada 1 hora.

10- Sal fina: mezclar media cucharadita de sal fina en 200 ml de agua tibia y realizar varios buches durante el día.

Fuente: Remediospopulares.com