¿Qué es el Pie Plano?

Hola a todos, en esta oportunidad hablaremos de una afección bastante común, estamos hablando del Pie Plano. A continuación te diremos qué es, qué tipos de Pie Plano existen, sus causas, síntomas y tratamientos.

¿Qué es el Pie Plano?

El Pie Plano es una afección que se caracteriza por la falta de arco longitudinal o bóveda plantar. La huella que deja el Pie Plano es muy característica, ya que carece de la típica curva o al menos está bastante reducida. Esta patología es bastante frecuente, afectando casi al 20% de la población mundial.

Tipos de Pie Plano:

Existen dos tipos de Pie Plano, a saber: Pie Plano flexible y Pie Plano rígido. El flexible es el más común, y sucede cuando al apoyar el pie en el piso se transforma en plano, y al levantarlo recupera su forma, de allí su nombre de “flexible”. Por el contrario, el Pie Plano rígido no presenta arco plantar bajo ninguna circunstancia.

Causas del Pie Plano:

Las causas del Pie Plano podemos dividirlas en dos grupos: niños y adultos. En los niños por lo general se debe a la grasa que enmascara el arco del pie en desarrollo. También ocurre cuando el arco no ha tenido tiempo para desarrollarse por completo (desde que nace hasta los 3 ó 4 años de edad).

¿Qué es el Pie Plano?

En los adultos el Pie Plano puede presentarse como consecuencia de heridas, enfermedades o esfuerzos inusuales sobre el pie. También puede deberse a inconvenientes en la biomecánica, o procesos normales de envejecimiento. En las mujeres embarazadas pueden darse casos de Pie Plano; aumento en los niveles de elastina (elasticidad).

Síntomas del Pie Plano:

Si bien la mayoría de casos de Pie Plano no causan dolor, en los niños a veces sí se presenta, debido a la coalición tarsiana (afección en la que dos o más huesos del pie crecen unidos). En los adultos el dolor puede aparecer debido a la sobreutilización del pie plano (excesivas caminatas), o también a la hora de practicar deportes.

Tratamientos para el Pie Plano:

Para empezar está bueno aclarar que si el Pie Plano no genera dolor o no causa problemas al caminar, no es necesario iniciar un tratamiento. De lo contrario, los tratamientos más utilizados son los dispositivos ortopédicos, como por ejemplo: las cuñas, zapatos o plantillas. Los mismos no eliminarán el Pie Plano, pero sí facilitaran la acción de caminar e impedirán los dolores.

Otras medidas para alivianar el dolor son: evitar actividades físicas o de alto impacto para los pies, reducir el sobrepeso, la toma de medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia, o terapia de ultrasonido: que está comprobado que disminuye el dolor. Si el problema fuera más grave, podría realizarse un tratamiento quirúrgico.

Fuente: Dmedicina.com y Wikipedia.org