Consejos útiles para calmar el dolor que causan los brackets o frenillos

El tratamiento de ortodoncia (brackets o frenillos), si bien es casi mágico en sus resultados finales (dientes totalmente parejos), a lo largo de su proceso puede ocasionar muchísimos dolores o incomodidades. Este informe es para aquellas personas que han empezado el tratamiento y les es muy difícil soportarlo, y han pensado seriamente en abandonarlo.

Cabe aclarar antes que nada, que los dolores del tratamiento de ortodoncia, no solamente abarcan los de dientes cada vez que se realiza un ajuste, sino que también problemas como: llagas en la boca, cortes, dolores profundos en la mandíbula, dolor fuerte de encías, etc. A continuación los mejores consejos útiles para calmar todos estos dolores.

Consejos útiles para calmar el dolor que causan los brackets o frenillos:

1- Actuar de forma rápida: si bien los dolores de dientes cada vez que se hace un ajuste son inevitables, es importante actuar con rapidez tomando calmantes para el dolor. Remedios de venta libre como el Paracetamol o el Ibuprofeno, pueden brindar un gran alivio, y hacer del tratamiento algo mucho más llevadero.

2- Usar cera para brackets: es de las soluciones más efectivas para evitar las llagas en la parte interna de los labios y mejillas. Se recomienda colocar bolitas de cera en cada uno de los frenillos que puedan llegar a causar lastimaduras. Si bien pueden colocarse en cualquier momento, lo aconsejable es hacerlo de noche, antes de ir a dormir.

Consejos útiles para calmar el dolor causado por los brackets o frenillos

3- Anestesia oral: una de las formas para aliviar el dolor de los brackets de manera temporal es la utilización de anestesia oral. Se recomienda su aplicación con la ayuda de un algodón en la zona dolorida. Las drogas más populares en la actualidad son: Benzocaína y Lidocaína.

4- Pasta dental para dientes sensibles: la crema dental está claro que no hará milagros, pero al disminuir la sensibilidad de la boca, las lesiones que se produzcan por los brackets dolerán menos.

5- Alimentos blandos: comer alimentos blandos durante la semana después de cada ajuste. Los alimentos sólidos pueden causar accidentalmente dolores no deseados. Algunos alimentos a tener en cuenta son: puré de papas, compota de manzana, sopa con verduras emblandecidas, yogurt, puré de frutas, etc.

6- Tener paciencia: al ser este un tratamiento a largo plazo, es importante tener paciencia, ya que, a medida que vayan pasando los meses, los dolores irán disminuyendo. Así que a no abandonar y ser perseverante que los resultados serán excelentes.

Fuente: Ehowenespanol.com